Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de la web mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Politica de Cookies x
Ayunos depurativos

Ayunos depurativos

¡Ya está aquí la primavera!

Con la entrada de la nueva estación llegan más horas de luz que aportan un extra de energía, sobre todo al principio, cuando el calor no hace grandes estragos en el organismo. Debido a esta es la estación ideal, junto al otoño, para hacer ayuno.

Ya está comprobado científicamente que el ayuno es uno de los recursos más importantes que tiene el cuerpo para la detoxicación y regeneración de tejidos. En la actualidad algunos médicos recomiendan el ayuno en enfermedades graves y degenerativas porque es una manera muy importante de dejar al organismo recuperarse ya que toda esa energía que se gasta para la digestión y distribución de nutrientes se emplea en la regeneración. Además supone un gran alivio para el hígado y el riñón.

Hay muchas maneras de hacer un ayuno, depende de cada uno, si se está más o menos fuerte mentalmente, si de verdad crees en su beneficio, si tienes un tiempo de descanso, etc…

Si es la primera vez que te planteas el ayuno una de las posibilidades es que pruebes a hacer un semi-ayuno y que escojas uno o dos días a la semana en los que tu última comida sea por ejemplo a las 16:00 y no tomes nada más que agua hasta el desayuno (romper el ayuno) del día siguiente. Puedes hacer esto durante cuatro semanas y así ver si notas algún beneficio en esas horas en las que ayunas. Tu piel te lo agradecerá seguro.

El siguiente paso es ayunar desde 1 hasta 21 días sin tomar alimento. Siempre teniendo en cuenta que hay que ir entrando al ayuno eliminando alimentos poco a poco y salir del ayuno de la misma manera. Se recomienda 3 días por cada día que quieras ayunar por ejemplo si vas a hacer un ayuno de 1 día, que durante los 3 días anteriores vayas eliminando alimentos. Esto depende un poco de la facilidad que tengas en dejar de tomar determinados alimentos.

Por ejemplo:

El primer día eliminas carnes y lácteos.

El segundo cereales y legumbres.

El tercero frutas y verduras.

El cuarto día ayunas.

El quinto incorporas frutas y verduras.

El sexto incorporas cereales y legumbres.

El séptimo incorporas carnes y lácteos.

IMPORTANTISIMO el aporte de agua durante el ayuno, mínimo 2 litros

Cuanto más largo sea tu ayuno más despacio tiene que ser la entrada y la salida de él, puedes retirar e incorporar los alimentos de uno en uno. Se recomienda en ayunos largos el asesoramiento de un profesional, cualquier naturópata o nutricionista natural te puede ayudar con tu ayuno.

Hay que tener en cuenta que, durante este tiempo, al eliminar toxinas pueden aparecer algunos síntomas como el aumento del olor corporal, dolor de cabeza, alguna dermatitis, la boca pastosa o mal aliento que son normales durante el proceso de depuración.

Es muy importante durante este tiempo el descanso, nada de deporte ni estrés, siendo lo ideal tomar unos días de descanso durante el ayuno y si estos días los pasas en un entorno cercano a la naturaleza ya estamos hablando de un estado idílico, pero no indispensable.

Muy importante es saber que el ayuno NO ES RECOMENDABLE en los siguientes casos:

  • Embarazo
  • Lactancia
  • Anorexia
  • Bulimia
  • Trastornos de origen alimentario.

Tu primera compra con un 10%

Con el código HAPPY obtendrás un 10% de descuento para tu compra superior a 25€. ¡Y no olvides suscribirte a nuestra newsletter para conocer nuestras ofertas y novedades!