Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Bebida naturalmente refrescante

Bebida naturalmente refrescante

El sector de la alimentación ecológica engloba mucho más que los huevos, frutas, verduras o la leche. Podemos encontrar muchos productos que solemos comprar en el supermercado, pero en versión eco, como los refrescos.

Cuando nos ponemos a pensar en estas bebidas, lo primero en lo que pensamos es en los zumos, elaborados sólo con frutas procedentes de agricultura ecológica, pero también existen los refrescos carbonatados.

Ahora, ¿por qué deberíamos cambiar nuestro refresco tradicional por uno eco?

Al plantearnos esta pregunta, tenemos que pensar en como nuestra sociedad y sus hábitos alimenticios han ido cambiando a lo largo de las últimas década. Si pensamos en la alimentación de nuestros padre o abuelos, podemos ver que el consumo de estos tipos de bebida era prácticamente inexistente, tomándose como algo puntual. Sin embargo, desde las últimas décadas, hemos visto como se ha producido un aumento muy significativo en este consumo que, curiosamente, ha ido aparejado con el incremento de determinadas enfermedades, como la diabetes o la obesidad, siendo un problema cada vez frecuente y temprano en nuestra sociedad.

Volviendo a la pregunta anterior, la primera respuesta tiene que ver con su porcentaje de azúcar, que se encuentra por debajo de los refrescos convencionales y que, además, nunca será blanco, sino de caña, y que algunas marcas están sustituyendo por otras alternativas como es el caso del sirope de ágave.

También hay que tener en cuenta los numerosos aditivos que tienen esta clase de bebidas, que en el caso de sus versiones eco son inexistentes.

Personalmente, nosotras os recomendamos cambiar el refresco tradicional por el ecológico, ¿a qué estás esperando?

Publicaciones Relacionadas: